fbpx
Bicicletas para personas mayores de 60-50 años

Bicicletas para personas mayores de 60-50 años: ¿Cuál elegir?

¿Sabías que el novelista ruso León Tolstói aprendió a ir en bicicleta a los 67 años? Este es un gran ejemplo de que ir en bici no tiene edad, y menos cuando en la actualidad existen opciones muy cómodas que facilitan el pedaleo. ¡Que no se te pase por la cabeza volver a decir que “no tienes edad para esto”!

Las ciudades cada vez están más adaptadas para circular de forma tranquila y las bicis se han convertido en un medio de transporte muy habitual. Además, para las personas mayores o de riesgo, es una solución mucho más segura que usar el transporte público en una situación de emergencia sanitaria por el COVID-19, así como una opción mucho más sostenible que ir en coche o moto.

A continuación vamos a explicarte cómo debería ser una bicicleta para personas mayores de 50 o 60 años y te daremos detalles sobre por qué Carmela Bike se considera la mejor para esta franja de edad.

La comodidad es indispensable

Sin duda, llegados a una edad ya no estamos como para ir en bici en malas posturas o incómodos, ya que las lesiones son cada vez más recurrentes y cuestan más de sanar. 

Tal y como te explicamos en nuestro artículo sobre cuál es la postura ideal para ir en bici, por la ciudad debes ir erguido. Por lo tanto, no hay que adoptar una postura aerodinámica como cuando se va por carretera o montaña, ya que podría provocar lesiones en la espalda o las rodillas. Para lograr ir erguido y que el cuerpo quede a unos 70 grados respecto al suelo, el manillar tiene que estar bastante cerca del sillín para que no tengas que estirarte demasiado. Además, tienes que regular el sillín para que sea fácil poner el pie en el suelo.

El peso es otro de los factores que harán que tu bici sea más o menos cómoda. Carmela solo pesa 15 kilos (mucho menos que la mayoría de bicis eléctricas), de manera que te resultará fácil andar con ella al lado o subirla al tren o por escaleras. 

Bicicletas para personas mayores

Seguridad ante todo

A la hora de elegir una bici para personas mayores hay que tener muy en cuenta que sea segura. Gran parte de esa seguridad la dan las ruedas y los neumáticos. Cuanto más grandes sean, más estabilidad dan a la bici. Evita también las que tengan gajos o tacos, ya que no son las más adecuadas para la ciudad.

Uno de los problemas de las bicicletas plegables son sus ruedas. Su tamaño es bastante pequeño, de manera que se pierde estabilidad y, al ir por la ciudad, cualquier bache puede provocar una caída. 

Carmela, en cambio, tiene un tamaño de rueda de 24 pulgadas, considerado el ideal para dar estabilidad. 

Bicicletas eléctricas: una ayuda que se agradece

Las bicicletas eléctricas se consideran la mejor opción para personas mayores que no estén en muy buena forma física o que no quieran llegar a los sitios sudados o cansados.

Con ellas, es mucho más fácil realizar largos trayectos y subir pendientes pronunciadas. Esto no quiere decir que no vayas a pedalear, ya que las bicicletas eléctricas funcionan mediante un motor que asiste al pedaleo y que te ayuda en momentos puntuales en los que se tenga que hacer un poco más de esfuerzo, pero en ningún momento se trata de una propulsión como la de una moto. 

Carmela, además, cuenta con un pequeño acelerador en forma de botón que permite ponerte hasta 6 km/h cuando estás en parado. Ayuda a arrancar y da más estabilidad. Aun así, puedes elegir si usarlo o no, todo dependerá de tus necesidades.

Si estás buscando una bicicleta, tanto para ti como para otra persona, te invitamos a probarla durante 15 días. Tan solo tienes que hacer clic aquí y pedirlo. Cuando estés encima de la Carmela fíjate en lo ergonómico y cómodo que es su sillín. También notarás una sensación de libertad única cuando empieces a pedalear, además de estabilidad, ligereza y muchos otros sentimientos que solo se pueden explicar si los vives. ¿Por qué no experimentarlos tú mismo/a?

Bicicleta eléctrica para personas mayores