En tu bicicleta eléctrica, ¿sensor de par o de velocidad?

Las e-bikes que cumplen las normes europeas de bicicletas eléctricas deben respetar, en referencia al funcionamiento, tres condiciones básicas:

  1. Proporcionar potencia de soporte únicamente cuando pedaleas
  2. Subministrar potencia al vehículo eléctrico hasta una velocidad máxima de 25km/h y
  3. Interrumpir rápidamente el subministro de potencia en la bicicleta eléctrica cuando dejas de pedalear o frenas

Estas funciones las proporciona el Sistema de Control -ordenador- de la bicicleta de forma silenciosa y eficaz: mediante sensores recoge información de tu comportamiento y el de la bicicleta eléctrica y, en consecuencia, aplica o modula la potencia que el motor proporciona al vehículo.

Respecto a tu comportamiento de conducción, hay dos diseños de sensor alternativos: el sensor de velocidad y el sensor de par.

  • El primer método –sensor de velocidad– consiste en medir si los pedales están girando en la dirección correcta y, de ser así, aplicar la potencia eléctrica en la rueda por tal de mover el vehículo
  • El segundo método –sensor de par– consiste en medir la fuerza que se ejerce en los pedales y la velocidad de giro de los mismos. De tal modo, se establece cual es el valor de fuerza que debe proporcionar el motor a la bicicleta eléctrica. El nivel de asistencia se adapta a tus necesidades.

El primer sistema desconoce tu situación real y el esfuerzo que haces, y aplica en general la totalidad de la potencia en la rueda.

El segundo, es capaz de adaptar la fuerza subministrada por el motor de forma rápida según la fuerza que ejerces sobre los pedales. Así, la bicicleta adapta el suministro de potencia eléctrica de forma proporcional a la fuerza humana: tienes la sensación de que tu fuerza -amplificada- es la que actúa sobre el vehículo. El funcionamiento es suave y a la vez potente cuando debes superar subidas o acelerar rápidamente. Por otro lado, la rápida respuesta del Sistema de Control hace que el vehículo sea mucho más seguro y fácil de conducir.

El motor del modelo Carmela24, ubicado en la rueda delantera, proporciona el nivel de asistencia necessario. Información que recibe desde el Sistema de Control, integrado en el eje del pedalier.

La bicicleta eléctrica Carmela24 dispone de un Sensor de Fuerza (par) directamente integrado en el eje del pedalier y mide tanto el esfuerzo que ejerces como la velocidad a la que los pedales giran. Entonces, en forma de señal eléctrico, el sensor ofrece esta información al Sistema de Control -ordenador- para que este reproduzca la fuerza amplificada al motor, ubicado en la rueda delantera. Incluso es capaz de ayudarte a pedalear desde la bicicleta detenida.

Resumiendo, la bicicleta eléctrica Carmela24 combina un sensor de fuerza en los pedales con un sistema de control moderno y rápido. Todo esto le permite adaptarse a la fuerza que haces en cada momento, y ayudarte desde la situación de bicicleta detenida hasta la velocidad máxima de asistencia de 25km/h de forma suave, precisa y segura.