fbpx
Medidas contaminación ciudades

Medidas para evitar la contaminación atmosférica en ciudades

La contaminación del aire es un problema que afecta a todos los seres humanos, especialmente a aquellos que viven en ciudades, ya que es donde se concentra más polución. En algunos países, incluso hay días en los que se recomienda no salir a la calle por la subida de los niveles de polución.

Tanto los gobiernos como los ciudadanos podemos llevar a cabo varias medidas para evitar la contaminación atmosférica en las ciudades. Aunque supongan un cambio en nuestros hábitos es necesario concienciarnos de la importancia de cuidar nuestro planeta y nuestra salud para actuar con celeridad.

Ir al trabajo en bicicleta o andando

La primera de las medidas es una de las que más cuesta a muchas personas pero es la más necesaria. Hay que dejar de ir al trabajo en coche o moto, ya que los vehículos no-eléctricos son uno de los grandes contaminantes de las ciudades.

Si tienes que desplazarte dentro de tu misma ciudad es recomendable ir andando o en bicicleta. En caso de que tu puesto de trabajo quede un poco lejos, tu mejor opción será la bicicleta eléctrica. Evitarás el cansancio y el sudor y, gracias a que las ciudades cada vez están dotadas con más carriles bici, podrás desplazarte de forma segura.

En Carmela contamos con la mejor bicicleta eléctrica para ir al trabajo, ya que además no tiene grasa en su exterior, de manera que no ensucia la ropa. También destaca por su peso de solo 15 kilos (unos 5 menos que la mayoría de bicis eléctricas) y por su forma de plegarse, ya que es posible plegar los pedales y el manillar (sin que gire la rueda) y lograr que ocupe solo 30 centímetros de ancho, así que se puede guardar en casa o en la oficina sin ningún problema.

Medidas contaminación ciudades

Si el lugar de trabajo está muy lejos, usar el transporte público

Hay casos en los que es comprensible que no se pueda usar una bicicleta para ir al trabajo, por ejemplo si se vive en una ciudad o pueblo de los alrededores. En esos casos la mejor alternativa al coche o la moto es el transporte público, como el metro, el tren o el autobús.

En ese sentido también juegan un papel importante los gobiernos locales, ya que deben ser los encargados de mejorar la frecuencia de paso del transporte y apostar por tecnologías eléctricas y de menor consumo. Por ejemplo, el biogás es una buena alternativa para los autobuses.

Restricción del tráfico

En relación con la medida anterior, si no es posible solventar el uso del coche en algunos casos, habría que restringir la circulación de los vehículos en los que va una sola persona.

Otra forma de reducir la contaminación atmosférica es restringir el tráfico dentro de las ciudades. Por un lado, ciudades como Madrid o Barcelona han prohibido que circulen por el centro los coches más contaminantes. Por otro lado, también han implantado zonas de prioridad peatonal, como Madrid Central o la “superilla” (súper isla en catalán) del Poblenou.

Cambiar coche por bicicleta eléctrica

Cuidar las zonas verdes de la ciudad

Las zonas naturales que hay en las ciudades, ya sean parques, ríos o jardines, son los grandes pulmones de oxígeno de los núcleos urbanos. ¡Y hay que cuidarlos!

Es súmamente necesario concienciarse sobre la importancia de no ensuciar estos espacios, cuidar aquellas zonas que cuentan con alguna restricción (por ejemplo que no se pueden pisar) y respetar la fauna que pueda vivir ahí.

Reutilización de recursos y reciclaje

Por último, pero no por ello menos importante, está la necesidad de reciclar y reutilizar los recursos. Cuantos menos procesos de fabricación y eliminación de residuos provocamos, menos gases nocivos generamos. También ayuda a la conservación del planeta y a no malbaratar los recursos limitados que nos ofrece la naturaleza.

En conclusión, cuidar de la ciudad está en tus manos. Cambiar de hábitos es lógico que cueste, pero con gestos como sustituir el coche por una bicicleta eléctrica, cuidar de las zonas verdes y reciclar estarás ayudando a que el aire que respiramos sea más saludable y, en definitiva, estarás cuidando del planeta. ¡Solo hay uno!