fbpx
Ventajas y desventajas bicis eléctricas

Ventajas y desventajas de ir en bicicleta eléctrica

Si te estás planteando la posibilidad de comprar una bicicleta eléctrica por primera vez es posible que tengas muchas dudas. En nuestro blog te hemos explicado desde si es necesario matricular una bicicleta eléctrica hasta cómo hacer su mantenimiento o cuántos km puedes recorrer.

Aun así, una de las formas más sencillas para descubrir si una bicicleta eléctrica se adapta a lo que buscas es poner en una balanza sus ventajas y desventajas. A continuación, te resumimos algunas de las principales.

Beneficios de la bicicleta eléctrica

Las ventajas de la bicicleta eléctrica respecto a otros medios de transporte como la moto, el coche, el patinete o incluso las propias bicis convencionales son muchas:

No contamina

Las bicis eléctricas son una opción respetuosa con el medio ambiente. Cada vez más personas nos preocupamos por el estado de nuestro planeta y somos conscientes de que ir en coche o moto cada mañana al trabajo contribuye al deterioro de la atmósfera. Está en nuestras manos cambiar los hábitos y la bicicleta eléctrica puede ser un buen principio.

Activa y mueve tu cuerpo

A pesar de que el ejercicio físico que se realiza es inferior al de una bici estándar, sin duda activarás y trabajarás el tren inferior, fortaleciendo los músculos de la zona. Incluso puedes elegir si, en determinadas ocasiones, quieres usar la asistencia del motor o pedalear sin ayuda para un mayor ejercicio.

Este tipo de bicicletas es muy recomendable para todos aquellos que empiezan a hacer deporte después de un largo período de tiempo de parón, que están poco acostumbrados a moverse o que incluso sufren de sobrepeso. Gracias a la asistencia en el pedaleo, nuestros músculos no deben esforzarse más de la cuenta y las articulaciones no se cargan tanto.

No te preocupes por las cuestas

Si tu camino al trabajo no es todo lo plano que te gustaría y hay alguna pendiente pronunciada que te amarga las mañanas, la bici eléctrica será tu aliada ideal. Gracias al “empujoncito” de su motor cuando más lo necesitas, podrás subir cuestas y rampas con más facilidad que con el resto de bicicletas. Esto hará que no llegues ni cansado/a ni sudado/a a la oficina o a tus citas.

No pagas gasolina ni aparcamiento

Además de ser más baratas que una moto o un coche, las bicicletas eléctricas cuentan con otra gran ventaja: son muy baratas de mantener. No hay que pagar impuestos de circulación, matrícula, seguro o ITV. Además, te ahorras la gasolina semanal, ya que cargar la batería de la bicicleta eléctrica son unos 10 céntimos en la factura de la luz. Y tampoco deberás preocuparte por el aparcamiento, ya que puedes dejar la bici en la oficina, en casa o en cualquier sitio que visites.

Y ya no hablemos si dependes del transporte público, ya que dependiendo de tu bono es posible que gastes más de 3€ diarios, más el tiempo de espera y la incomodidad de los tumultos de gente que los usa.

Son más seguras

Las bicis eléctricas son más seguras que las scooters o motocicletas, ya que van más despacio y no pueden circular en autovías o intersecciones de alta velocidad. Además, dentro de la ciudad, cuentan con carriles especiales que comparten con otras bicis y patinetes, de manera que están separadas de los vehículos más peligrosos.

También son más seguras que las bicis plegables pequeñas. Carmela, por ejemplo, cuenta con unas ruedas de 24 pulgadas, una medida perfecta para dar ligereza y estabilidad a la bicicleta. En cambio, las ruedas más pequeñas pueden provocar inestabilidad en baches o charcos.

Escapas de los atascos y son compatibles con otros medios de transporte

En desplazamientos urbanos puedes llegar con facilidad donde te propongas, evitando fácilmente los atascos que vehículos como los coches no tienen otro remedio que tragarse. Además, la bicicleta eléctrica es compatible con la mayoría de transportes públicos como el metro, el autobús o el tren, así que puedes combinarlos si lo necesitas.

Bicicleta urbana minimalista

Inconvenientes de la bicicleta eléctrica

En el apartado de desventajas también podemos encontrar varias a destacar. A pesar de ello, verás que nombramos a Carmela como un tipo de bici eléctrica que minimiza al máximo varios de estos inconvenientes:

Son bicicletas pesadas

En general es cierto que son más pesadas que las bicis convencionales, ya que al peso de la bicicleta hay que sumarle el del motor y la batería, llegando a pesar unos 20-25 kilos. Sin embargo, Carmela pesa tan solo 15 kilos, siendo así una de las más ligeras del mercado. Esto te permite subirla sin problemas por escaleras o incluso andar con ella al lado sin ningún esfuerzo.

No podrás recorrer largas distancias

Las bicis eléctricas están pensadas para moverte por la ciudad, así que para salir de ella necesitarás otro medio de transporte. Hay un tipo de bici eléctrica, llamada e-bike de 45 km/h o speed bikes que te permite alcanzar velocidades mayores, pero necesita ser tratada como un ciclomotor o una motocicleta.

Además, están pensadas para ciudades bien conectadas con sus zonas metropolitanas, como por ejemplo en Suiza, donde hay autopistas exclusivas para bicicletas que unen distintos pueblos o ciudades. En España no contamos con estas infraestructuras, ya que esta conectividad es mediante autopistas pensadas para coches, camiones y motos.

En días de lluvia son incómodas

La realidad es que la situación es la misma que la que viven los motoristas cuando llueve y no por ello dejan de usar su medio de transporte habitual. Hoy en día hay todo tipo de accesorios que te permiten estar preparado/a para la lluvia, desde largos chubasqueros hasta pantalones y zapatos impermeables. ¡Incluso hay bolsas para que no se te moje el móvil!

Son vehículos sucios

Sin duda, hay más riesgo de mancharse yendo en bici que en coche. Además de cualquier charco o roce accidental, puedes tener la mala suerte de mancharte con la grasa de la propia bicicleta. Carmela, sin embargo, cuenta con un sistema que evita que la grasa salga al exterior, de manera que no hay que preocuparse por manchar los pantalones o el vestido.

Como puedes ver, hay pros y contras de todo tipo, pero si buscas una bicicleta eléctrica que tenga el mínimo número de desventajas posible, hazte con Carmela. ¡Pruébala!